"Bajo los fuegos de fugaces colores" Por Antonio Gala

RSS Feed


Bajo los fuegos de fugaces colores
Que iluminan el aire de la noche,
Dame tu mano.
Mira abrirse las palmeras doradas, rojas, verdes;
Caen los frutos azules de la altura;
Rasgan el negro terciopelo
Las estelas de plata...
En tus ojos yo veo el frío ardor,
Artificial y efímero
De los castillos que veloces surgen
Y veloces se extinguen.
Dame tu mano: es todo cuanto tengo
En medio de esta falsa
Riqueza, de esta dádiva
Que fugazmente se otorga y se consume.
Así es todo: organizado y yerto
Brota el amor, crece, se desparrama, se hunde,
Vuelve la oscuridad
En la que, previsto y bien envuelto, yacía.
Nada, nada...
Dame tu mano. Entre los irisados estampidos
Alegres sólo para los alegres,
Se esfuma el corazón, igual que una girándula
Demasiado mojada para arder o dar luz.
En este tornasolado e intrincado bosque
Dame tu mano para que no me pierda.