Poemas para mamá

RSS Feed


Bienvenido a la página de los poemas para mamá. Si tienes alma de poeta, te encanta escribir y estás inspirado, no lo dudes este es tu sitio. Comparte tus escritos, vota por las poesias que más te gusten y dejanos tu comentario.

"Mamá querida"

Mamá querida,
Mamá adorada,
dame dinero
para comprar una tostada

 

"Allá" por Meira Delmar

Si acaso al otro lado de la vida
Otra vez, por azar, nos encontramos,
¿Se reconocerán nuestras miradas
O seremos tan solo un par de extraños?

De todos modos te amaré lo mismo.
Juntos. O separados.

 

"El Niño"

Yo soy un niño,
con un gran corazón,
mis papás me dan cariño,
pero siempre tienen la razón

 

"Bajo los fuegos de fugaces colores" Por Antonio Gala

Bajo los fuegos de fugaces colores
Que iluminan el aire de la noche,
Dame tu mano.
Mira abrirse las palmeras doradas, rojas, verdes;
Caen los frutos azules de la altura;
Rasgan el negro terciopelo
Las estelas de plata...
En tus ojos yo veo el frío ardor,
Artificial y efímero
De los castillos que veloces surgen
Y veloces se extinguen.
Dame tu mano: es todo cuanto tengo
En medio de esta falsa
Riqueza, de esta dádiva
Que fugazmente se otorga y se consume.
Así es todo: organizado y yerto
Brota el amor, crece, se desparrama, se hunde,
Vuelve la oscuridad

 

"Siempre juntos"

Te abrazo por que me importas,
te abrazo por que te quiero;
te abrazo para que sepas,
que es un amor sincero.

 

el dia de la madre

Te amo con mis ojos,
el viento te lleva;
quiero hacerte un regalo
para una madre tan querida

 

A VOSOTROS

Expresar querría todos mis sentimientos
que hacia vosotros poseo pero,
son muchos y no logro
ponerlos de relieve...

Deciros a vosotros,
cuanto profundo amor
yo os profeso

Pues expresar querría
todo lo que llevo dentro!
pero, no consigo ni sé
el modo

Saber decir una palabra justa
en el momento preciso,
recordaros día tras día
que sois toda mi vida

Teneros cerca a cada instante;
saber apreciar cada momento...

Aprovechar ese preciado regalo
que es vuestra compañía y
que ahora, necesito más
que nunca

Aunque sé que estáis conmigo,
el no teneros a mi vera