Poemas de la vida

RSS Feed


Bienvenido a la página de los poemas de la vida. Si tienes alma de poeta, te encanta escribir y estás inspirado, no lo dudes este es tu sitio. Comparte tus escritos, vota por las poesias que más te gusten y dejanos tu comentario.

"Contigo" por Luís Cernuda

¿Mi tierra?
Mi tierra eres tú.

¿Mi gente?
Mi gente eres tú.

El destierro y la muerte
para mi están adonde
no estés tú.

¿Y mi vida?
Dime, mi vida,
¿qué es, si no eres tú?

 

La despedida de Luciana Camporeale

Pensaba en tu sonrisa,
la imaginé al compás de la brisa;
Nunca imaginé enamorarme de tí,
tan a prisa

Mi corazón se quiere decidir
si por ti, o partir
hacia otro lado
que no sea tu costado

Pienso y pienso
sin cesar,
en tu peso
de tu pensar

Al mirar en el viaje
el hermoso paisaje;
Y pienso: tan parecidos son
los dos en el corage
de mostrarse

Te diria tantas cosas
antes de irme,
pero no sé si decidirme por tí
o por el partir

Hoy estoy decidido
a vencer mi timidez,
que mi corazón es tuyo;
Te lo dire de una vez.

 

"Hoy, no estás tú..."

Hoy no hay estrellas,
hoy, no estás tú...
hoy no hay estrellas,
ni el cielo es azul

Yo sigo triste porque
tú te has ido,
yo sigo triste y mi
corazón partido

Quisiera marchar de nuevo,
quisiera volverte a ver;
quisiera poder abrazarte...
quisiera intentarlo otra vez!!

Dar marcha atrás en el tiempo,
saber de tí desde el primer momento

Hoy sigo sola y
enfrascada en los recuerdos;
hoy sigo sola,
recordandote todo
el tiempo

La distancia nos unió por
dos simples semanas,
y la distancia nos ha separado
desde ayer y hasta el mañana

Noches de verano,

 

En busca de la "Buena Fortuna"

Buscar la suerte es fácil,
encontrarla, a veces,
frustrante

La suerte lo puede ser todo;
rige nuestros destinos
de algún modo

Ella, cual realidad punzante,
también nos puede arruinar;
pero, hayar "buena fortuna"
nos ayuda a continuar

A encontrar nuestro camino,
a no desesperar

A saber aguardar el momento
y a encontrar felicidad

Buena o mala suerte, a
todos nos llegará ...

Esperamos tener suerte
para así poder avanzar;
avanzar hacia un futuro,
a tener con quién hablar...

De ésta suerte caprichosa
que, nos envuelve y
nos rodea sin cesar

 

Corazón y estaca

Día nublado, noche de
tormenta interna;
semanas vacías y
sentimientos dolidos

Ruidoso llanto que
por mis ojos se escapa,
incomprensión ya comprendida;
corazón y estaca

Aguda antipatía,
serenidad perdida;
realidad vil, dañina...
¡Valiente hipocresía!

Ambición desmesurada,
deseo de venganza
incontenible que,
de mi ser rezuma

Clamor del alma que
no vive, que no descansa,
que se apaga...

Ilusión ambigua,
escepticísmo acelerado;
ira que no calla
su inmensa herida

Corazón y estaca,
corazón de agua,
siendo solamente
corazón de nada

 

"Las Siluetas" por Oscar Wilde

El mar está marcado con unas bandas grises,
El quieto viento muerto desentona
Y como hoja marchita es llevada
La luna por la bahía tormentosa.

Grabado claramente sobre pálida arena
Está el bote negro: un joven marinero
Sube a bordo en gozo distraído
Con el rostro sonriente y mano reluciente.

Y arriba los zarapitos claman
Y por el pasto oscuro meseteño
Van segadores mozos de cuellos brunos,
Cual si fueran siluetas contra el cielo.

 

"El pasado es una criatura tan extraña" Por Emily Dickinson

El pasado es una criatura tan extraña
Que mirarla en la cara
Arrobamiento puede producir
O desgracia.

Desarmado si cualquiera la encuentra
Le aconsejo huir,
Si sus desteñidos pertrechos
Aún pueden responder.

 

"Adolescente fui en días idénticos a nubes" por Luis Cernuda

Adolescente fui en días idénticos a nubes,
cosa grácil, visible por penumbra y reflejo,
Y extraño es, si ese recuerdo busco,
Que tanto, tanto duela sobre el cuerpo de hoy.

Perder placer es triste
Como la dulce lámpara sobre el lento nocturno;
Aquel fui, aquel fui, aquel he sido...
Era la ignorancia mi sombra.

Ni gozo ni pena; fui niño
Prisionero entre muros cambiantes;
Historias como cuerpos, cristales como cielos,
Sueño luego, un sueño más alto que la vida.

Cuando la muerte quiera

 

"A solas con todo el mundo" por Charles Bukowski

La carne cubre el hueso
Y dentro le ponen
Un cerebro y
A veces un alma,
Y las mujeres arrojan
Jarrones contra las paredes,
Y los hombres beben demasiado
Y nadie encuentra al otro,
Pero siguen buscando
De cama en cama.

La carne cubre el hueso
Y la carne busca algo más de carne.
No hay ninguna posibilidad:
Estamos todos atrapados
Por un destino singular.
Nadie encuentra jamás al otro.

Los tugurios se llenan
Los vertederos se llenan
Los manicomios se llenan
Los hospitales se llenan

 

Lucecitas

Lucecitas de plata y oro,
que venís de lugares tan lejanos,
y a las que nunca alcanzar yo logro ni
con mis ojos, ni con mis manos

Pediros quisiera yo, por siempre
a todas las estrellas infinitas;
a las más fugaces y a las más fervientes,
que todos nuestros deseos
se cumplan a la par y de repente!

A vosotras lucecitas brillantes me encomiendo
en el pasado, y en el presente
para que este nuestro futuro brille
más y para siempre...