Poemas de desamor

RSS Feed


Bienvenido a la página de los poemas de desamor. Si tienes alma de poeta, te encanta escribir y estás inspirado, no lo dudes este es tu sitio. Comparte tus escritos, vota por las poesias que más te gusten y dejanos tu comentario.

"Cómo quererte..."

Como quieres que te quiera,
si el que quiero que me quiera,
no me quiere
como quiero que me quiera.

 

"El Imperfecto"

Ando y ando por el
mundo entero y,
no hallo al chico
perfecto que yo quiero!

 

"Ella se ha marchado"

Ella se ha marchado,
conmigo más ya no está,
únicamente su ausencia me ha dejado,
en mi mundo lleno de soledad.

Ella me prometió un día,
a mi lado siempre estar,
me dijo que nunca se iría,
y que nuestro amor jamás iba a terminar.

Ahora sólo me queda recordar
aquellos momentos llenos de felicidad,
tratando de ser fuerte,
para una lágrima no derramar.

Jamás podré olvidarle,
nadie llenará su lugar,
me he negado rotundamente,
a volverme a enamorar.

 

"Copo de nieve" por Salvador Díaz Mirón

Para endulzar un poco tus desvíos
Fijas en mí tu angelical mirada
Y hundes tus dedos pálidos y fríos
En mi oscura melena alborotada.

¡Pero en vano, mujer! No me consuelas.
Estamos separados por un mundo.
¿Por qué, si eres la nieve, no me hielas?
¿Por qué, si soy el fuego, no te fundo?

Tu mano espiritual y transparente,
Cuando acaricia mi cabeza esclava,
Es el copo glacial sobre el ardiente
Volcán cubierto de ceniza y lava.

 

"No tiene importancia" por Pedro Miguel Obligado

Esta pena mía
No tiene importancia.
Sólo es la tristeza de una melodía,
Y el íntimo ensueño de alguna fragancia.
-Que todo se muere,
Que la vida es triste,
Que no vendrás nunca, por más que te espere,
Pues ya no me quieres como me quisiste-.
No tiene importancia…
Yo soy razonable;
No puedo pedirte ni amor ni constancia:
¡Si es mía la culpa de no ser variable!
¿Qué valen mis quejas
Si no las escuchas;
Y qué mis caricias desde que las dejas
Quizá despreciadas porque fueron muchas?
¡Si esta pena mía
No es más que el ensueño de alguna fragancia,

 

"El mensaje" por John Donne

Devuélveme mis ojos largamente descarriados,
Pues es ya mucho el tiempo que han estado sobre ti;
Mas ya que tales males allí han aprendido,
Tales conductas forzadas
Y apasionamiento falso,
Que por ti
Nada bueno
Pueden ver, quédatelos para siempre.
Devuélveme mi corazón inofensivo,
Que pensamiento indigno no podría mancillarlo,
Pero si el tuyo le enseñara
A burlarse
Del amor;
A quebrantar
Palabra y juramento,
Quédatelo, porque mío no será.
Pero devuélveme mi corazón, mis ojos,
Que pueda ver y conocer tu falsedad;
Que pueda reírme y gozar
Cuando te angusties,

 

"Horas de junio" por Carlos Pellicer

Vuelvo a ti, soledad, agua vacía,
Agua de mis imágenes, tan muerta,
Nube de mis palabras, tan desierta,
Noche de la indecible poesía.
Por ti la misma sangre -tuya y mía-
Corre el alma de nadie siempre abierta.
Por ti la angustia es sombra de la puerta
Que no se abre de noche ni de día.

Sigo la infancia en tu prisión, y el juego
Que alterna muertes y resurrecciones
De una imagen a otra vive ciego.

Claman el viento, el Sol y el mar del viaje.
Yo devoro mis propios corazones
Y juego con los ojos del paisaje.

Junio me dio la voz, la silenciosa

 

"Ya la luz declina" por Samuel Beckett

Ya la luz declina
Y la noche se prepara,
La sombra densa se inclina
Sobre el día que se separa.

 

"Cerrando los ojos" por Manuel Altolaguirre

Huyo del mal que me enoja
Buscando el bien que me falta.
Más que las penas que tengo,
Me duelen las esperanzas.

Tempestades de deseos
Contra los muros del alba
Rompen sus olas. Me ciegan
Los tumultos que levantan.

Nido en el mar. Cuna a flote.
La flor que lucha en el agua
Me sostiene mar adentro
Y mar afuera me lanza.

Cierro los ojos y miro
El tiempo interior que canta.

 

" Me besaba mucho" por Amado Nervo

Me besaba mucho; como si temiera
Irse muy temprano... Su cariño era
Inquieto, nervioso.

Yo no comprendía
Tan febril premura. Mi intención grosera
Nunca vio muy lejos...
¡Ella presentía!

Ella presentía que era corto el plazo,
Que la vela herida por el latigazo
Del viento, aguardaba ya... y en su ansiedad
Quería dejarme su alma en cada abrazo,
Poner en sus besos una eternidad.