Poemas bonitos

RSS Feed


Bienvenido a la página de los poemas bonitos. Si tienes alma de poeta, te encanta escribir y estás inspirado, no lo dudes este es tu sitio. Comparte tus escritos, vota por las poesias que más te gusten y dejanos tu comentario.

"Canción de las voces serenas" por Jaime Torres Bodet

Se nos ha ido la tarde
En cantar una canción,
En perseguir una nube
Y en deshojar una flor.

Se nos ha ido la noche
En decir una oración,
En hablar con una estrella
Y en morir con una flor.

Y se nos irá la aurora
En volver a esa canción,
En perseguir otra nube
Y en deshojar otra flor.

Y se nos irá la vida
Sin sentir otro rumor
Que el del agua de las horas
Que se lleva el corazón...

 

"La hora" por Juana de Ibarbourou

Tómame ahora que aún es temprano
Y que llevo dalias nuevas en la mano.

Tómame ahora que aun es sombría
Esta taciturna cabellera mía.

Ahora que tengo la carne olorosa
Y los ojos limpios y la piel de rosa.

Ahora que calza mi planta ligera
La sandalia viva de la primavera.

Ahora que mis labios repica la risa
Como una campana sacudida aprisa.

Después..., ¡ah, yo sé
Que ya nada de eso más tarde tendré!

Que entonces inútil será tu deseo,
Como ofrenda puesta sobre un mausoleo.

¡Tómame ahora que aún es temprano

 

"Soledad" por Jaime Torres Bodet

Si das un paso más te quedas sola...
En el umbral de un tiempo
Que no es el tuyo aún y no es ya el mío.
Sobre el primer peldaño
De una escalera rápida que nadie
Podrá jamás decir si baja o sube.
En el principio de una primavera
Que, para tu patético hemisferio,
Nunca resultará
Sino el reverso casto de un otoño...

Porque la frágil hora
En que tu pie se apoya en un espejo,
Si das un paso más te quedas sola.

 

"Huyeron las golondrinas" por Julio Flórez

Huyeron las golondrinas
De tus alegres balcones;
Ya en la selva no hay canciones
Sino lluvias y neblinas.
Me da el pesar sus espinas
Sólo porque a otras regiones
Huyeron las golondrinas
De tus alegres balcones.
Insondables aflicciones
Se posan entre las ruinas
De mis ya muertas pasiones.
¡Ay, que con las golondrinas
Huyeron mis ilusiones!

 

Bendito amor

Como en un país extraño
me encontré sin ti,
no entendía el idioma
ni las cosas que viví
y corrí a buscar sin ver
tu rostro entre la gente

y aún sin conocerte
convencido estaba de encontrarte a ti

y en medio de mi confusión se alzaba tu bandera
se enarbolaba como el sol diciéndome que fuera
y a ti te siguiera
y así me refugie en la cruz y en tu bendito amor

nunca imagine la vida que ahora vivo en ti
ni la gracia que me diste cuando a ti volvi
mas ahora se que en ti yo tengo lo que anhelo
tengo vida plena
tengo paz eterna
si te tengo a ti
si te tengo a ti

 

"Correspondencias" por Charles Baudelaire

La Creación es un templo de pilares vivientes
Que a veces salir dejan sus palabras confusas;
El hombre lo atraviesa entre bosques de símbolos
Que lo contemplan con miradas familiares.

Como los largos ecos que de lejos se mezclan
Con una tenebrosa y profunda unidad,
Vasta como la luz, como la noche vasta,
Se responden sonidos, colores y perfumes.

Hay perfumes tan frescos como carnes de niños,
Dulces tal como oboes, verdes cual las praderas
Y hay otros, corrompidos, ricos y triunfantes,
Que tienen la expansión de cosas infinitas,

 

"El destello" por Francisco Luis Bernárdez

Aunque el cielo no tenga ni una estrella
Y en la tierra no quede casi nada,
Si un destello fugaz queda de aquella
Que fue maravillosa llamarada,

Me bastará el fervor con que destella,
A pesar de su luz medio apagada,
Para encontrar la suspirada huella
Que conduce a la vida suspirada.

Guiado por la luz que inmortaliza,
Desandaré mi noche y mi ceniza
Por el camino que una vez perdí,

Hasta volver a ser, en este mundo
Devuelto al corazón en un segundo,
El fuego que soñé, la luz que fui.

 

"El último baile" por Percy Bysshe Shelley

Soy residuo de hábitos prohibidos,
Del rito cruel, del horizonte escaso,
De las viejas costumbres, del ocaso,
De cultos hostigados y vencidos.
Memoria soy de todos los olvidos,
Aborto de la noche y del fracaso,
Camino que se pierde a cada paso,
Refugio de los ídolos caídos.

Soy ráfaga, perpetuo movimiento,
Rescate de tu cuerpo a la deriva,
Exilio de tu sangre y de tu aliento.

Soy sombra que te aguarda fiel, lasciva,
Serena en la quietud de tu aposento,
Soy tu amante celosa y posesiva.

Me llamas a tu lado, compañera,
Y bordas en la noche mi fracaso

 

"RIMA XII" por Gustavo Adolfo Bécquer

Porque son, niña, tus ojos
verdes como el mar, te quejas;
verdes los tienen las náyades,
verdes los tuvo Minerva,
y verdes son las pupilas
de las huríes del Profeta.

El verde es gala y ornato
del bosque en la primavera;
entre sus siete colores
brillante el Iris lo ostenta,
las esmeraldas son verdes;
verde el color del que espera,
y las ondas del océano
y el laurel de los poetas.

Es tu mejilla temprana
rosa de escarcha cubierta,
en que el carmín de los pétalos
se ve al través de las perlas.

Y sin embargo,
sé que te quejas
porque tus ojos
crees que la afean,

 

"La ley como el amor" por W. H. Auden

La Ley, dicen los jardineros, es el sol,
la Ley es aquello
que todos los jardineros obedecen
mañana, ayer, hoy.

La Leyes la sabiduría de los viejos,
rezongan lánguidos los abuelos impotentes;
los nietos sacan una lengua atiplada,
la Ley es la razón de la juventud.

La Ley, dice el sacerdote con mirada piadosa,
explicándose ante una congregación impía,
la Leyes las palabras en mi piadoso libro,
la Ley es mi púlpito y mi campanario.
La Ley, dice el juez con su mirada de menosprecio,
hablando con claridad y suma dureza,
la Ley es como ya os dije,