Poemas bonitos

RSS Feed


Bienvenido a la página de los poemas bonitos. Si tienes alma de poeta, te encanta escribir y estás inspirado, no lo dudes este es tu sitio. Comparte tus escritos, vota por las poesias que más te gusten y dejanos tu comentario.

"El agua" por Jorge Rojas

Beso sin labio, novia en tu desvelo
Esperando una boca que te beba;
Y niña aún si un cántaro te lleva
Arrullada en los brazos bajo el cielo.
Llueve, y el mundo goza de tu vuelo;
Danza la espiga, ábrese la gleba
Y es más dulce cantar cuando se prueba
Tu líquido que sabe a nuestro suelo.
Saltando entre los juncos extraviada
En busca de la sed, corza ligera,
Has quedado en mi mano aprisionada.
No importa que quien te haga prisionera
Te dé su forma, corre alborozada
Persiguiendo tu forma verdadera.

 

"Libros" por Hermann Hesse

Ninguno de los libros de este mundo
Te aportará la felicidad,
Pero secretamente te devuelven
A ti mismo.
Allí está todo lo que necesitas,
Sol, luna y estrellas,
Pues la luz que reclamas
Habita en tu interior.

Ese saber que tú tanto buscaste
Por bibliotecas resplandece
Desde todas las lágrimas,
Puesto que ese libro es tuyo ahora.

 

"Horas de junio" por Carlos Pellicer

Vuelvo a ti, soledad, agua vacía,
Agua de mis imágenes, tan muerta,
Nube de mis palabras, tan desierta,
Noche de la indecible poesía.
Por ti la misma sangre -tuya y mía-
Corre el alma de nadie siempre abierta.
Por ti la angustia es sombra de la puerta
Que no se abre de noche ni de día.

Sigo la infancia en tu prisión, y el juego
Que alterna muertes y resurrecciones
De una imagen a otra vive ciego.

Claman el viento, el Sol y el mar del viaje.
Yo devoro mis propios corazones
Y juego con los ojos del paisaje.

Junio me dio la voz, la silenciosa

 

"Arte poética" por Vicente Huidobro

Que el verso sea como una llave
Que abra mil puertas.
Una hoja cae; algo pasa volando;
Cuanto miren los ojos creado sea,
Y el alma del oyente quede temblando.

Inventa mundos nuevos y cuida tu palabra;
El adjetivo, cuando no da vida, mata.

Estamos en el ciclo de los nervios.
El músculo cuelga,
Como recuerdo, en los museos;
Mas no por eso tenemos menos fuerza:
El vigor verdadero
Reside en la cabeza.

Por qué cantáis la rosa, ¡oh poetas!
Hacedla florecer en el poema;
Sólo para nosotros
Viven todas las cosas bajo el sol.

El Poeta es un pequeño Dios.

 

"Ser río sin peces" por Rosario Castellanos

Ser de río sin peces, esto he sido.
Y revestida voy de espuma y hielo.
Ahogado y roto llevo todo el cielo
Y el árbol se me entrega malherido.

A dos orillas del dolor uncido
Va mi caudal a un mar de desconsuelo.
La garza de su estero es alto vuelo
Y adiós y breve sol desvanecido.

Para morir sin canto, ciego, avanza
Mordido de vacío y de añoranza.
Ay, pero a veces hondo y sosegado
Se detiene bajo una sombra pura.
Se detiene y recibe la hermosura
Con un leve temblor maravillado.

 

"La felicidad" por Manuel Acuña

Un cielo azul de estrellas
Brillando en la inmensidad;
Un pájaro enamorado
Cantando en el florestal;
Por ambiente los aromas
Del jardín y el azahar;
Junto a nosotros el agua
Brotando del manantial
Nuestros corazones cerca,
Nuestros labios mucho más,
Tú levantándote al cielo
Y yo siguiéndote allá,
Ese es el amor mi vida,
¡Esa es la felicidad!

Cruza con las mismas alas
Los mundos de lo ideal;
Apurar todos los goces,
Y todo el bien apurar;
De los sueños y la dicha
Volver a la realidad,
Despertando entre las flores
De un césped primaveral;
Los dos mirándonos mucho,

 

"1 ladrillo"

Ayer pasé por tu casa
y me tiraste 1 ladrillo;
pasaré mañana
para hacerte 1 castillo,
aunque me tires 1 ladrillo.

 

"Deseos" por Carlos Pellicer

Trópico, para qué me diste
Las manos llenas de color.
Todo lo que yo toque
Se llenará de Sol.
En las tardes sutiles de otras tierras
Pasaré con mis ruidos de vidrio tornasol.
Déjame un solo instante
Dejar de ser grito y color.
Déjame un solo instante
Cambiar de clima el corazón,
Beber la penumbra de una cosa desierta,
Inclinarme en silencio sobre un remoto balcón,
Ahondarme en el manto de pliegues finos,
Dispersarme en la orilla de una suave devoción,
Acariciar dulcemente las cabelleras lacias
Y escribir con un lápiz muy fino mi meditación.
¡Oh, dejar de ser un solo instante

 

"La fuga de la luna" por Óscar Wilde

Hay paz para los sentidos,
Una paz soñadora en cada mano,
Y profundo silencio en la tierra fantasmal,
Profundo silencio donde las sombras cesan.

Sólo el grito que el eco hace chillido
De algún ave desconsolada y solitaria;
La codorniz que llama a su pareja;
La respuesta desde la colina en brumas.

Y súbitamente, la luna retira
Su hoz de los cielos centelleantes
Y vuela hacia sus cavernas sombrías
Cubierta en velo de gasa gualda.

 

"Hermano del Alma"

Hermano del alma,
aquel que me espera todas las tardes,
haciendo algunas maldades.

Ese niño travieso que siempre juega,
y su imaginación desempeña.
Mirarlo cada día,
es como recordar mi niñez de aquellos días.

El cariño que demuestra
es como el cariño de una madre.
encanta a cualquiera que va por la calle.

Sus caprichos son lo que más me molesta,
sin embargo, le tengo mucha paciencia.
Sus llantos me cuesta aguantar,
y aún así lo tengo que amar.

El cariño que le tengo es como el mar,
Inmenso e infinito, nunca se va a acabar.
A veces peleamos