Poemas bonitos

RSS Feed


Bienvenido a la página de los poemas bonitos. Si tienes alma de poeta, te encanta escribir y estás inspirado, no lo dudes este es tu sitio. Comparte tus escritos, vota por las poesias que más te gusten y dejanos tu comentario.

"Soneto" por Luís de Góngora

Mientras por competir con tu cabello
oro bruñido al sol relumbra en vano;
mientras con menosprecio en medio el llano
mira tu blanca frente el lirio bello;

Mientras a cada labio, por cogello,
siguen más ojos que al clavel temprano,
y mientras triunfa con desdén lozano
del luciente cristal tu gentil cuello,

Goza cuello, cabello, labio y frente,
antes que lo que fue en tu edad dorada
oro, lirio, clavel, cristal luciente,

No sólo en plata o víola troncada
se vuelva, mas tú y ello juntamente
en tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada.

 

"Amor constante más allá de la muerte" por Francisco de Quevedo

Cerrar podrá mis ojos la postrera
sombra que me llevaré al blanco día,
y podrá desatar esta alma mía
hora a su afán ansioso lisonjera;

Mas no, de esotra parte, en la ribera,
dejará la memoria, en donde ardía:
nadar sabe mi llama el agua fría,
y perder el respeto a ley severa.

Alma a quien todo un dios prisión a sido
venas que humor a tanto fuego han dado,
médulas que han gloriosamente ardido,

Su cuerpo dejarán, no su cuidado;
serán ceniza, más tendrán sentido;
polvo serán, más polvo enamorado.

 

"A ti" por Salvador Díaz Mirón

Portas al cuello la gentil nobleza
Del heráldico lirio; y en la mano
El puro corte del cincel pagano;
Y en los ojos abismos de belleza.

Hay en tus rasgos acritud y alteza,
Orgullo encrudecido en un arcano,
Y resulto en mi prez un vil gusano
Que a un astro empina la bestial cabeza.

Quiero pugnar con el amor, y en vano
Mi voluntad se agita y endereza,
Como la grama tras el pie tirano.

Humillas mi elación y mi fiereza;
Y resulto en mi prez un vil gusano
Que a un astro empina la bestial cabeza.

 

"Adiós" por Gabriela Mistral

En costa lejana
Y en mar de pasión,
Dijimos adioses
Sin decir adiós.
Y no fue verdad
La alucinación.
Ni tú la creíste
Ni la creo yo,
"Y es cierto y no es cierto"
Como en la canción.
Que yendo hacia el sur
Diciendo iba yo:
"Vamos hacia el mar
Que devora al sol".
Y yendo hacia el norte
Decía tu voz:
"Vamos a ver juntos
Dónde se hace el sol".
Ni por juego digas
O exageración
Que nos separaron
Tierra y mar, que son
Ella sueño y él
Alucinación.
No te digas solo

 

"Ya la luz declina" por Samuel Beckett

Ya la luz declina
Y la noche se prepara,
La sombra densa se inclina
Sobre el día que se separa.

 

"Naturaleza"

Naturaleza, tines tantos rios
que parecen mios,
hay tantos árboles
que parecen diamantes
y una gran luz
como jesús

 

"La vida o el amor"

Tu amor me ispira,
tu ternura me comueve y
tus besos me enloquecen

 

"Oda a una estrella" por Pablo Neruda

Asomando a la noche
En la terraza
De un rascacielos altísimo y amargo
Pude tocar la bóveda nocturna
Y en un acto de amor extraordinario
Me apoderé de una celeste estrella.

Negra estaba la noche
Y yo me deslizaba
Por la calle
Con la estrella robada en el bolsillo.
De cristal tembloroso
Parecía
Y era
De pronto
Como si llevara
Un paquete de hielo
O una espada de arcángel en el cinto.

La guardé
Temeroso
Debajo de la cama
Para que no la descubriera nadie,
Pero su luz
Atravesó

 

"Te extraño" por Marcelo D. Ferrer

Tu hueco vacío de almohada
Me apena.
Murmuran noctámbulas las madreselvas
Tu ausencia.
Las noches han perdido
Su aroma a estrellas.
Deambula mi alma
Por donde quedó tu tibieza.

Me duermo.

Sueño desde que sueño
Mis sueños de soñarte bella.
Siento que te siento
En mis sueños
Al sentirte buena.

En noches gélidas como esas,
Imploro al supremo
Para que vuelvas.

 

"Por quien se espera"

Por quien se ama
Se espera una eternidad,
sentada al filo de la incertidumbre.
Se que vendrás.

Empujada por el cariño,
y en donde la desgana intenta salirse con la suya, 
te encuentro en ese cruce de caminos.
Me aparto, me escondo a tu vista.

Intento sin éxito hacerme la distraída,
queriendo creer, que nada me importa.
Y en esta espera, recreo mi vista.

Miro al infinito,
me devuelve la paz.
Entretenida en las nubes
pasan los minutos.

Parece pasar por delante de mí
la agitada espera.
Se sienta conmigo.

Y, si no hay encuentro
se tornará en tristeza.