RSS Feed

Bienvenido a la web de Los Poemas. Si tienes alma de poeta, te encanta escribir y estás inspirado, no lo dudes este es tu sitio. Comparte tus escritos, vota por las poesias que más te gusten y dejanos tu comentario.



“En tanto que de rosa y azucena” (soneto XXIII)

En tanto que de rosa y azucena
se muestra la color en vuestro gesto,
y que vuestro mirar ardiente, honesto,
enciende al corazón y lo refrena;

Y en tanto que el cabello, que en la vena
del oro se escogió, con vuelo presto,
por el hermoso cuello blanco, enhiesto,
el viento mueve, esparce y desordena:

Coged de vuestra alegre primavera
el dulce fruto, antes que el tiempo airado
cubra de nieve la hermosa cumbre;

Marchitará la rosa el viento helado.
Todo lo mudará la edad ligera
por no hacer mudanza en su costumbre.

 

"Te Quiero Con Amor"

Eres como la luna,
eres como el sol,
y lo único que te digo
es que te quiero con "AMOR"...

 

"Llevo tu corazón conmigo..."

Llevo tu corazón conmigo (lo llevo en mi corazón)
nunca estoy sin él (a cualquier lugar que vaya tú vas,
querida mía, y todo lo que hago yo por mí mismo
es tu quehacer me temo, vida mía)

No hay destino (porque tú eres mi destino, dulce mía)
no quiero mundo (pues tú eres con tu belleza mi mundo
mi verdad)
Y eres tú lo que la luna signifique y
lo que sea que el sol cante eres tú.

Aquí está el secreto más profundo que nadie sabe
(aquí yace la raíz de la raíz, y el brote de la yema
y el cielo de cielos del árbol de la vida; el cual
crece más alto de lo que el alma aspira o

 

"Invierno Oscuro"

Casi como de casualidad
todo en el mundo empezó a cambiar;
Las flores ya no brotaban,
las crías ya no crecían,
y la vida ya no nacía.

Todo estaba dando un cambio radical
ocasionado por un frió fatal,
que, lo congelaba todo.

En este invierno oscuro que llegó del peor modo.
siento como el final de la vida se empieza a apagar
y no hay nadie que lo impida, o quien nos pueda salvar.

Cada segundo que pasa mi cuerpo se congela
por este frío, que tiene prisa y no se espera.
Este frío que entra a mi cuerpo como una flecha,
que hace una herida grave, que penetra y hiere
mi cuerpo en este invierno que no cesa.

Ya mis últimas palabras las escribo en este triste poema...
espero que en un futuro alguien lo lea.
Y sienta la agonía que este invierno oscuro crea.

"Dejé lo que más quería
para no arrastrarlo
a la desgracia que me venia."

 

"La niña"

¿La niña? en lloro al leer, poesía
mami... tierna con su amor... ¡la besaba!
... ¡magia en el aire!... ¿ahí? se respiraba
ambrosía en letras... sentir, en sintonía.

¡Ha!... cuanta vibra, de esas letras fluían
néctares tiernos... sus almas vagaban
¿sus cuerpos? Aquí… ¿sus mentes? flotaban
lagrimas... abrazos... pringas en placía.

El poeta dejó, su arte plasmado
cachos de su alma, nadie se percata
embriagados al leer... ¡fascinados!

Lloro, risas, triste en emoción grata
el yo de adentro... ¡su sentir desata!
psique del poeta y del lector... ¡liados!

 

"Mi soledad"

Aunque esté rodeado de moléculas
ésta soledad me engulle, me comprime
seres que me aman... sensación que me oprime
dolor perenne, tal ser... que deambula.

¿En qué momento sentí, esta mal sensación?
vil vacío, lastimando mi corazón
lástima profunda, lento como un arpón.

Siento tristeza al sentirme taciturno
la soledad... llaga como ave rapaz
suplicio constante... ¿mi sentir? falaz
un goce trata... ¡lo triste toma su turno!

¡Amar querré, esta mi soledad postrera!
no perderé tiempo soñando quimeras
¿la herida? está dentro... duele, aunque no quiera.

 

"Engalanó"

La flor que yo regué
mientras rocío le daba,
seca se tornó.

Traté con abono hilvanar
su esplendor, y esa Rosa
marchita quedó.

Por las madrugadas, la ponía al
sol y nunca ese adorno floreció.

Parecía revivir, su
verdor resplandecía ante
mi rostro, ansioso y lleno de amor.

Luego descubrí que vivir,
de mi pitanza no era su elección.

Concluí cambiarla, por una Margarita,
esa mi Jardín engalanó.

 

"Mi gata anhelada"

Mi gata hoy ya no está presente,
pero de tanto que la pienso en mi mente
la extraño eternamente.

Ella me amaba y cuidaba
y el día que se fue, me
sentí desamparada.

Era mi vida,
era mi ser,
y le encantaba el turrón;
aún así, la llevo en el corazón.

 

"La estrella hecha hermosura"

Cuando miro al cielo
y miro una estrella,
siento que no estoy ciego
porque te miro en ella.

 

"Canto de luz"

Mi vida fue otra vida
cuando tus ojos me miraron.
Yo, caminaba sin rumbo
hasta que ellos me encontraron.

Desde entonces, canto.
Niña de los ojos verdes
de la mirada esperanzada,
que intranquilizó mi sangre
que dió sentido a mis cosas;
que puso luz a mi guitarra.

Y desde entonces canto,
para tí niña cuyana.